Tomar conciencia, ayuda

Unicamente a traves de ser conscientes de nuestra responsabilidad, de nuestras decisiones, de nuestras limitaciones, podemos crecer como seres humanos.

jueves, 10 de mayo de 2012

Sentir, pensar. Pensar, sentir. FLUIR, ESTAR.

Pensar un poquito mas donde solo estaba poniendo instintos, en ocasiones tan peligrosos para mí. Sentir en donde suelo pensar dejandome llevar un poquito mas por impulsos.


Y este es mi ejercicio y el que recomiendo a todo el mundo. Ponernos a esto ahora no nos hará las personas mas arriesgadas, ni las mas cautelosas, ya que lo que para nosotros es tan dificil y está teñido de MEGACAMBIO, solo es un movimiento milimétrico. Lo que sucede es que como lo hacemos sobre nuestras estructuras, puede que estas se tambaleen y ahí la sensacion de GRAN CAMBIO.


Lo afronto ya que los contecimientos me indican que lo necesito, los limites no se pueden rebasar continuamente sin que en alguna ocasión te caigas hacia el lado afilado de la navaja y termines por cortarte. La cicatriz estará para siempre y ese seré el mejor de los recuerdos. El recuerdo que necesitamos para fijar las enseñanzas. En algún lugar oí que para fijar un aprendizaje necesitas olvidarlo varias veces o que sea lo suficientemente significativo.


Como gran amante de la simbología, a la que también estoy dando un lugar distinto, con menos privilegios si me imposibilita sentir y sin dejar de ponerle atención como amiga histórica que es para mí, capto las señales y me dejo llevar por mi intuición.


Consciente e inconsciente, emoción y pensamiento, colectivo y privado, cabeza y corazón, son los binomios que me ayudan y me acompañarán. Necesarios para cuidarme, cuidar a los mios, cuidar a los otrxs. Y donde digo cuidarme, podemos poner cualquier verbo que ayude en la acción.


Durante el camino voy descubriendo que es la comunicación la base de que estas variaciones sean llevaderas. Los bloqueos por lo que nos quedamos en uno u otro lugar son los causantes de tantos malestares.


Es dificil apelar a principios y no tener una postura determinada, aunque quizá sea mas dificil tener unos principios inflexibles y darse cuenta que la vida nos pone pruebas todos los días para flexibilizarnos.


Yo decido que mi principio sea la flexibilidad de mi corazón y mi cabeza trabajando juntos sin sensación de dificultad, mas bien coordinandose. FLUYENDO. Que bonito y que dificil.

Solo puedo ponerme a ello desde este lugar que ocupo ahora y comunicar lo feliz que me siento con escribir estas lineas.

Doy las gracias a todxs mis pacientes por todo lo que me enseñan.
Y a todxs lxs que me acompañan o lo han hecho en algún trecho del camino

GRACIAS.

1 comentario:

Auroret dijo...

MMMMMMMMMMMH!!! que gusto leerte!, si hasta me dan ganas de hacer dibujitos entre párrafo y párrafo :)

Sí señor!, Ying & Yang, Yoni& Lingam, Cabeza & Corazón... bendita dualidad que nos aporta equilibrio cuando sabemos poner de cada cosa el punto justo. ¡Me gusta!

Besote y escupìtajos
Auroret :)